¡Quiero ser Coach profesional!

¡Quiero ser Coach profesional!

Si alguna vez has pronunciado la afirmación que acompaña como título a este artículo sigue leyendo ya que seguro te interesa este contenido.

Y lo que sigue no es otra cosa que un breve análisis de la realidad del Coaching hoy en día.

Bien sabemos que el Coaching tuvo su «boom» en nuestro país hace ya algunos años, por lo tanto en la actualidad nos encontramos con un mercado estable, aunque también más exigente, y por supuesto profesionalizado.
No hace mucho cualquiera se podía poner la etiqueta de “Coach”, afortunadamente hoy día hay una percepción de la profesión de Coaching más real, ya que el mercado empieza a dejar de lado a quien no está realmente preparado para ejercer.

Además no solo cambia el mercado, sino también la profesión en sí, con esto nos referimos a que actualmente el Coach es una figura preparada a consciencia para el acompañamiento en procesos de cambio, cada vez funciona menos la fórmula mágica para todo. El Coach deja de ser aquel personaje que se dedica exclusivamente a preguntar y pasa a ser más humano y cercano a sus clientes, haciendo que la típica sesión estratégica y enfocada a objetivos sea una sesión en la que la relación entre en Coach y Coachee entra en un ámbito más emocional trabajando también procesos más profundos, por supuesto sin llegar a la terapia propiamente dicha.

Con esto no queremos decir que perdamos de vista las herramientas y competencias que conforman la esencia de Coaching, no se trata del “qué”, sino del “cómo”.

La observación, escucha, pregunta y el feedback son competencias esenciales en el desarrollo de la sesión, recuerda que tanto el Coachee como el Coach somos personas reales que vivimos situaciones muy diversas, y muchas de estas situaciones nos acompañan allá donde vayamos, más concretamente en las sesiones. Esto nos lleva a dos puntos importantes como son la supervisión y la gestión emocional que son fundamentales para el bienestar del Coach.

Por esta razón el Coach ha de estar cada vez más y mejor preparado, generando confianza en sus clientes con su experiencia, formación y una certificación profesional de calidad que los avale por su talento y preparación.

Así que, como decíamos al principio, si te dices ¡Quiero ser Coach! te animamos a ello, ya que para nosotros es una de las profesiones más bonitas y apasionantes que puedes encontrar, eso sí, prepárate bien y asume que es un camino en que la profesionalidad es un valor importante, ¡adelante!.

Share Button
Tags:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.